Reductor de cuna

Muchos padres, en lugar de comprar una cuna para los primeros meses de vida de su bebé, prefieren comprar un reductor de cuna que sea cómodo para el recién nacido y poder así convertir su cuna en una cama que los acompañará durante algunos años.

Nuestras recomendaciones

Muchos padres, en lugar de comprar una cuna para los primeros meses de vida de su bebé, prefieren comprar un reductor de cuna que sea cómodo para el recién nacido y poder así convertir su cuna en una cama que los acompañará durante algunos años. Con el reductor podrás evitar que tu hijo se golpee con los bordes de la cuna o que gire sobre su estómago.

 

Los diferentes modelos de reductores de cuna o cama son bastante similares entre sí. Básicamente consisten en soportes blandos que se utilizan para promover un ambiente más seguro y más cómodo permitiendo que tu hijo se inserte de una manera estable en la cuna durante toda la noche.

Igualmente, este complemento puede usarse fuera de la cuna para recrear una especie de soporte portátil y permitir que el bebé duerma donde quiera, en particular, hay algunos modelos diseñados especialmente para viajar o para usar en el sofá caracterizados por un fondo más rígido.

Distintas investigaciones muestran que la estructura del reductor de cuna puede promover una extraordinaria sensación de tranquilidad, y ahora veréis por qué.

Los reductores de cuna son generalmente soportes de consistencia blanda diseñados para reducir totalmente el impacto con las esquinas duras de la cuna y evitar que el bebé se lastime durante el sueño.

Es, además, una ayuda especialmente apreciada en ese momento del día donde nuestra supervisión deja de ser constante: la noche. Para todo padre, tener la seguridad de que su hijo está protegido es de fundamental importancia. De hecho, esto permite que ambos padres tengan un sueño más apacible y que los niños duerman cómodamente con total seguridad, ya que este tipo de apoyo hace que el bebé tenga una fuerte llamada inconsciente que le recuerda a la comodidad, la seguridad y la belleza de cuando estaba en el útero materno.

Los reductores de cuna están disponibles en diferentes tamaños y con diferentes estructuras, adaptándose a la edad del bebé y las necesidades de cada familia.

Algunas características que definen a los diferentes modelos son, por ejemplo, los lazos para anclarlo a la cama, que son especialmente útiles si quieres usarlo principalmente para dormir. Otros, ofrecen la posibilidad de abrirlo lateralmente, para poder acostar al niño cómodamente incluso en las situaciones más complicadas. Las asas, casi dadas por sentadas, transforman el reductor en una cuna transportable real. Otra característica podría ser la base rígida, que permite que el reductor se use incluso en soportes que no sean el colchón como, por ejemplo, en el sofá.

Pero para entender cuál es el modelo que mejor se adapta a ti, debes considerar sobre todo el uso frecuente que le vas a dar al reductor, ya que está claro que cada padre y cada niño tienen unas necesidades completamente diferentes.