Protector de cuna

El protector de cuna es la pieza que se sujeta a los montantes de los barrotes para evitar que el bebé pueda golpearse y hacerse daño. El protector de cuna es un elemento imprescindible si queremos garantizar que el bebé pueda descansar cómodamente durante toda la noche.

Nuestras recomendaciones

Protectores de cuna de bebé

La infancia es esa fuente de amor y desarrollo que marcará nuestra llegada al mundo.  Notarás que tu bebé duerme en las mejores condiciones y además lo hace con una decoración excelente. Entre estos protectores tu bebé tendrá sus primeros sueños llenos de fantasía e imaginación.

A la hora de dormir debemos ofrecer las mejores condiciones de confort a nuestro bebé, más aún si duerme en su cuna. Ya sea esta de madera o metal, es indispensable revestir los bordes con protectores que permitan cuidar a los bebés de posibles golpes contra los barrotes. Lo más recomendable es que estén hechos de un material suave al contacto con la piel, con un revestimiento que se pueda extraer para lavar y lo suficientemente acolchados para aumentar la protección. Asimismo, podrás elegir diseños que combinen con la decoración de la habitación, así como disponer de sets que incluyen edredones y ropa de cama.

 

Aspectos a considerar al usar protectores de cuna de bebé

El protector de cuna es la pieza que se sujeta a los montantes de los barrotes para evitar que el bebé pueda golpearse y hacerse daño. Resulta conveniente, no obstante, tener en cuenta determinadas consideraciones importantes en lo que a la utilización de estos protectores se refiere. En primer lugar, resulta fundamental que el protector no quede holgado, de manera que no deje huecos por donde el bebé pueda meter un brazo o un pie. El sistema de sujeción debe ser en todo caso seguro, para lo que conviene evitar corchetes o botones que puedan soltarse o que el bebé pueda soltar con sus manos. En este mismo sentido, es importante evitar decoraciones que supongan piezas o elementos externos que puedan soltarse fácilmente.