Cojín de lactancia

Toda mujer embarazada quiere estar perfectamente preparada para las primeras semanas con su bebé. Esto incluye en muchos casos la adquisición de un cojín de lactancia, que ofrece diferentes ventajas dependiendo de la variante, desde la que tiene forma alargada hasta la de estilo americano.

Nuestras recomendaciones

Los cojines de lactancia de alta calidad sirven de apoyo a las mujeres embarazadas ya durante el embarazo, pues se pueden utilizar con total flexibilidad como almohadas para dormir y así garantizar un sueño nocturno reparador. Durante el día, vuelven a ser un apoyo práctico para la espalda.

 

Cómo usar un cojín de lactancia antes y después del parto

Los cojines de lactancia también se denominan almohadas de embarazo o cojines de apoyo y ofrecen una gran variedad de usos: ya durante el embarazo, un cojín de este tipo estabiliza la postura de la futura mamá y proporciona una comodidad adicional. Especialmente al dormir de lado, el cojín puede soportar de manera ideal el peso de la barriguita que no para de crecer. Este alivio al sentarse y tumbarse ayuda a prevenir el dolor de espalda y de cuello.

Después del parto, el cojín de lactancia sigue siendo un gran aliado, ya sea para proteger la cuna, para ayudar al bebé a mantenerse sentado o, de la manera clásica, como apoyo en la lactancia. Para usar el cojín en la lactancia de la manera tradicional es necesario:
  • Sentarse en posición recta,
  • Colocar el cojín de lactancia alrededor de tu tripa o sobre las piernas.
  • Situar o sentar al bebé sobre el cojín.

El cojín se coloca en el lado izquierdo o el derecho dependiendo de dos factores: el pecho de la mamá y la postura del bebé. ¿Sostienes al bebé de lado bajo el brazo (postura de balón de rugby) o barriga con barriga (postura de cuna)? La posición determina en qué lado necesita el bebé el apoyo del cojín.

El apoyo del bebé sobre el cojín de lactancia le permite llegar mejor al pecho de la madre y beber así con más facilidad. Al mismo tiempo, las manos y los brazos de la madre se someten a mucha menos tensión que al sostener al bebé, lo que supone una gran ventaja, sobre todo para las mamas primerizas. El cuello y los hombros de la madre se relajan y el bebé está en una postura más cómoda.

Formas de cojines de lactancia

Los cojines de lactancia están disponibles en diversas formas y, por ello, ofrecen distintas ventajas y desventajas. Los que son alargados en forma de U se pueden usar con total flexibilidad tanto antes como después del parto. La gran ventaja de todos los modelos es que tienen una forma adecuada y son estables, por lo que no es necesario intercalar soportes improvisados que después podrían resbalarse.