Bolsa cochecito

Los bebés requieren mucho tiempo y espacio para guardar todos los objetos relacionados con su cuidado. Por eso, es necesario una bolsa cochecito para bebé con los que podrás tenerlo todo organizado.

Nuestras recomendaciones

Uno de los principales problemas de los padres primerizos es la falta de organización. ¿Cómo puedo llevar cuatro biberones, los pañales, las toallitas, las cremas, los chupetes y el sonajero sin tener que contratar a un camión de mudanzas cada vez que haya que salir a la calle? Una solución práctica y económica para estar preparado sin ir cargado.

¿Cómo debe ser un bolso para carro de bebé?

Ten en cuenta que cubra tus necesidades diarias cuando salgas con tu bebé. Cuando des un paseo corto puede ser más pequeño como un bolso panadera o panera. Para salidas en las que vas a necesitar más cosas te aconsejamos los bolsos maternales o bolsos canastilla.

Un buen bolso para carro de bebé será práctico, amplio y con bolsillos y departamentos para que tengas todo organizado y a mano. También se limpiará fácilmente porque el uso hace que se manchen con facilidad. Y debe tener asas para colgarse de la silla y también al hombro cuando lo retiras del carrito.

 

Ahora, nuestros bolsos han sido sustituidos por la necesaria bolsa de maternidad o lo que es lo mismo: el bolso del cochecito o la sillita de paseo, en la que se puede encontrar literalmente de todo: toallitas, galletas, pañales, chupetes y hasta algún que otro juguete.

Si vas a ser mamá pronto, te interesa estar al tanto de algunos consejos prácticos a la hora de escoger tu bolso de maternidad y saber cuáles son los imprescindibles para ti y tu bebé que debes llevar siempre contigo cuando salgáis de paseo.

 

Qué llevar en el bolso del cochecito o la sillita de paseo

Hay algunos imprescindibles sin los que no puedes salir de casa.

En el bolso de maternidad:

  • Toallitas húmedas. De las que valen tanto para la cara como para el cuerpo.
  • Agua mineral para el peque (y una botellita para ti, si estás dando el pecho).
  • Una gasa. Para babitas, vómitos de leche, etc.
  • Kleenex suaves. Para los mosquitos del bebé y las posibles manchas de tu camisa
  • Una muda de ropa para el bebé. Que incluya al menos body, camiseta y pantalones. No la utilizarás siempre, pero darás gracias al cielo por tenerla a mano cuando la necesites.
  • Una gorrita para el sol. No conviene que les de directamente en la cabecita.  Llevando una gorrita de color neutro (gris, blanca, beige) te asegurarás no olvidártela nunca al salir de casa y tenerla siempre a mano cuando el sol apriete.
  • Un pequeño botiquín con los básicos. Que son: crema de protección solar, cremita de cara para que el viento frío del invierno no les corte la piel o los labios, Cristalmina, tiritas, crema para las encías si es que le están saliendo los dientes, sacamocos, ampollas de agua con sal. Si es verano, necesitará también un antimosquitos.
  • Portachupete con chupete. Elige un portachupete en el que quepa un chupe con su cadenita pero que no sea aparatoso para llevar colgado en el asa del cochecito y así tenerlo siempre a mano y evitar que se ensucie dentro del bolso con pelusillas y demás.
  • Un juguete. Puede ser un mordedor, un sonajero o un pequeño peluchín. Lo que más le entretenga y menos abulte en el bolso.
  • Set de cubiertos de viaje y una bolsa térmica. Si el bebé ya come, te resultará muy práctico tener un set de cucharita y tenedor de plástico en su propio estuche y no sacarlo nunca del bolso. En la bolsa térmica puedes meter su bibi, su comida o su merienda y así no va mezclada con el resto de artículos del bolso y evitas que en caso de derrame, se te manche todo y se te eche a perder la comida del peque.
  • Su portadocumentos. Por supuesto, su DNI (si lo tiene) y su tarjeta sanitaria han de estar siempre con él.